miércoles, 10 de abril de 2013

Aceites térmicos Minerales vs Sintéticos

Los fluidos térmicos son sustancias que se interponen entre dos partes a fin de transmitir la energía calorífica procedente de una caldera de aceite térmico. En general, están formados por una base más aditivos.

Los fluidos térmicos se clasifican fundamentalmente en dos grandes grupos: minerales y sintéticos.

Los fluidos de origen mineral se extraen del petróleo y están formados, por consiguiente, de cadenas de hidrocarburos. El principal inconveniente que presentan los fluidos térmicos de origen mineral es que se obtienen por destilación fraccionada del petróleo, estando formados por un conjunto de cadenas de diferente longitud. Durante el ciclo de trabajo, las cadenas más cortas (hidrocarburos más volátiles) se vaporizan con mayor facilidad, con lo que tiende a aumentar la viscosidad del fluido restante y con el tiempo, la degradación y posterior coquización del mismo.

Los fluidos térmicos sintéticos son lo que se generan únicamente por síntesis química, ya que no existen originalmente de forma natural. La gran diferencia de los fluidos térmicos sintéticos frente a los minerales es que presentan una estructura molecular conocida, definida, reproducible y en consecuencia, las propiedades son predecibles. En definitiva, los fluidos sintéticos son diseñados para conseguir cadenas homogéneas, consiguiendo mínimo desprendimiento, vaporización inferior y un tiempo de vida notablemente superior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada